Sta. Mujer Verónica

Se trata de la imagen más antigua de la hermandad, ya que la actual hermandad se fundó en torno a la imagen de La Verónica en el desaparecido convento de la Trinidad.

 

En 2011 los respiraderos son realizados en orfebrería y repujados en plata con cuatro cartelas en metal dorado, en las cuales se representan diferentes escenas de Vía Crucis , destacando la VI estación donde "La Verónica enjuaga el rostro de Jesús". También se añade una peana de tres alturas y cuatro candelabros arbóreos de tres faroles cada uno.

La imagen está tallada en madera, con brazos articulados para su ataviarla con las vestiduras correspondientes según la época del año. Sosteniendo un pañuelo entre sus manos representa una mujer piadosa que  limpia el rostro de Jesús en su camino al calvario.